El inspector Cito

Néstor Cito tuvo desde pequeño una gran afición al mundo de los detectives y los casos misteriosos. Por eso estuvo ahorrando durante cinco años el dinero que le daba de propina un tío suyo que vivía en América los visitaba por Navidad.


Con ese dinero se compró su primera Gran Enciclopedia de los Detectives, que explicaba quiénes habían sido los mejores detectives de la historia y cuáles eran sus trucos para resolver los casos más difíciles. Cuando tenía 10 años, resolvió la misteriosa desaparición del gato de su vecina Matilde y desde entonces supo que de mayor sería detective. Cuando cumplió 30 años, fue nombrado inspector, que quiere decir jefe de detectives. Cito es divertido, inteligente y un poco perezoso. Al Inspector Cito hay dos cosas que le encantan: resolver casos difíciles y comer bien. Pertenece al Club Internacional de la Ensaladilla Rusa y tiene el título de Gran Experto en Tortilla de Patatas. También le gustan las películas de policías que acaban bien, leer libros de detectives famosos y hacer rabiar a su jefe, el refunfuñón Capitán Truenos.

El inspector CitoAviso legal